Un café con Alberto de Aza (CEO FCA Spain & Portugal en Fiat Chrysler Automobiles)

(Haz click en la imagen superior para reproducir el vídeo)

 

Entrevistamos a Alberto de Aza, CEO en España y Portugal de Fiat Chrysler Automobiles. Un profesional del sector con casi 25 años de experiencia en las compañías MAN, KIA y FCA en posiciones directivas y con experiencia internacional.

Alberto es una persona muy cercana, con las ideas claras y un amplio conocimiento del presente en el que vivimos, lo que le permite posicionarse como una de las voces más autorizadas para dibujar los siguientes pasos que debe afrontar el sector: combustibles alternativos, movilidad, digitalización, etc.

 

¿Qué opinas sobre la situación actual del sector, en qué momento estamos y qué previsiones hay en el corto plazo?

Lo primero es hacer una breve valoración de lo que ha ocurrido en el año 2019, que acabamos de cerrar. Ha sido un año difícil para nuestro sector, en general.

Hemos asistido a un cambio de paradigma, donde el peso del diésel en la industria nacional ha caído de un 65-70% a un 27-28%. Sin embargo, la gasolina ha pasado a estar por encima del 60%. Y vemos que, los combustibles alternativos, ya sean por gas, eléctricos o híbridos, empiezan a tener un peso importante, siendo casi un 12% en 2019.

Este cambio en el paradigma no es un cambio ajeno a la convulsión. Estamos viendo que el mercado se ha frenado. Estamos asistiendo a una ralentización del mercado, con una caída de un 5% en el 2019 con respecto al 2018. Sobre todo, en el canal de particulares, donde la caída ha estado por encima del 11%. Esto obedece, claramente, a este cambio de paradigma que estamos viviendo.

El cliente particular, está confundido, tiene muchas dudas a la hora de afrontar la compra de un vehículo, y se está frenando. Esto unido a la demonización del diésel, a los mensajes confusos que llegan desde la administración, se traduce en una ralentización del mercado. En este sentido la administración tiene mucho que hacer y que decir. Esto es uno de los grandes retos que afrontamos en el 2020: mejorar la comunicación que llega a los clientes particulares, dándoles un mensaje claro y concreto.

Por ejemplo, un amigo me llama para comprar un coche, hace 25.000 km/año y necesitaría un diésel, pero tiene miedo de comprar uno, porque no sabe si va a poder acceder al casco histórico de Madrid o si podrá circular por la zona de restricción en Barcelona. Esto provoca dudas, sobre todo una muy importante: el valor residual del vehículo. ¿Qué ocurrirá dentro de 3-4 años, si nadie quiere un vehículo diésel? Su pensamiento puede ser que no vaya a valer nada, que no tenga valor residual… Todas estas dudas dificultan y frenan la decisión de compra a un cliente de a pie. Es un hecho que está ocurriendo sobre todo en zonas metropolitanas como Madrid, Barcelona, Bilbao, Baleares.

 

Estas zonas metropolitanas es donde mayores cuotas de mercado hay, pero se abre un abanico de nuevas posibilidades…

Debido a estos problemas surgen nuevas oportunidades. Esos clientes que se frenan a la hora de decidir la compra de un vehículo nuevo optan por otras opciones, como puede ser el renting o alquiler de larga duración, lo que provoca un desarrollo veloz de opciones, no de compra de vehículos, sino de uso.

Una de las nuevas soluciones para particulares, la cual se reservaba anteriormente para el mundo de las empresas, es el leasing. El cliente particular nunca ha optado por opciones de alquiler a largo plazo, pero ahora es una opción muy presente, y con un crecimiento muy importante en 2019 respecto a 2018.

La realidad es que el mercado está cambiando y, mientras este cambio se implementa, nosotros, fabricantes, nos tenemos que amoldar a las necesidades y al requerimiento del cliente, ya sea en su modalidad empresarial o particular.

 

¿Cómo afrontáis este contexto desde FCA?

El grupo FCA tiene mucho que decir. Nosotros disponemos de un portfolio con productos en versiones gasolina, diésel, híbridos de gas, híbridos eléctricos y, en breve, 100% eléctricas, como nuestro 500Bev que presentaremos próximamente en el salón de Ginebra.

Nuestros híbridos de FIAT los presentamos ya de manera inmediata con Panda y 500; también Jeep se electrifica: tendremos híbridos enchufables en Renegade y Compass a partir del segundo trimestre del año, y para final de año tendremos Wrangler también híbrido enchufable.

Y no solamente nos electrificamos en nuestros vehículos de pasajeros, también en nuestros vehículos comerciales ligeros. De hecho, tendremos una versión 100% eléctrica para finales de año nuestro vehículo estrella, Ducato, el más aceptado a nivel europeo y español.

 

Os estáis posicionando en la vanguardia respecto a combustibles alternativos, pero ¿qué hay de la movilidad alternativa?

A nivel de producto estamos atacando el desafío tecnológico y de descarbonización, y a nivel de soluciones de movilidad estamos afrontando el desafío de la mano de nuestro equipo de renting o leasing, que se denomina Leasys.

Leasys es una empresa muy joven que pertenece al grupo, con un desarrollo comercial impresionante, con crecimientos de más de dos dígitos en 2019 respecto al año anterior, y con un plan de desarrollo para el 2020 muy desafiante en cuanto a innovación para el uso de vehículos tanto de empresas como de particulares.

Para FCA, el desafío tecnológico es una realidad. Por ello, presentamos un plan industrial muy ambicioso de electrificación y de desarrollo de nuevo producto. El plan industrial fue presentado por nuestro consejero delegado Mike Manley el año pasado. Hicimos ver los primeros bocetos en el salón de Ginebra, y ya en 2020 el lanzamiento de estos productos es una realidad.

 

¿Qué opinas sobre uno de los temas más candentes en los últimos tiempos: los combustibles alternativos?, ¿El futuro es eléctrico?

No creo que el futuro sea únicamente eléctrico. La electrificación es una opción por la que todos los fabricantes están apostando. Este año se van a lanzar innumerables vehículos híbridos y eléctricos. Ahora, decir que la solución definitiva para el futuro sea la electricidad, no creo.

Creo que los productos e infraestructuras se tienen que desarrollar a unas velocidades justas que no está ocurriendo hoy. Creo que la demanda a nivel administración va mucho más rápido de lo que la industria puede ofrecer, y esto está generando desajustes y problemas. Este es uno de los puntos que hay que trabajar y discutir con la administración.

 

¿Y el diésel al que muchos dan por acabado?

La descarbonización es un compromiso para todos. El motor de combustión interna tiene que ir perdiendo presencia en el mercado, ya que el compromiso con el medio ambiente es un hecho de todos los fabricantes. La descarbonización tenemos que atacarla con coherencia y responsabilidad, tanto desde la administración como desde la fabricación y distribución, y creo que no estamos haciendo bien las cosas.

Estamos poniendo la prioridad donde yo creo que no hay que ponerla. Ahora mismo hay un problema de emisiones, en las grandes metrópolis hay problemas de contaminación. Este problema hay que atacarlo, no con nuevos vehículos eléctricos, sino eliminando rápidamente el vehículo de más de 10 años que emite más del doble de partículas NOX que un vehículo diésel Euro 6. Ahí reside el verdadero problema.

Existe un parque de media muy antiguo, con vehículos de más de 12 años en circulación. Y estos vehículos generan muchísimo CO2 y partículas NOX. Estos vehículos son los que hay que sacar rápidamente de circulación. Deben ser eliminados y cambiados por vehículos de bajas emisiones. Además, hay una gran oferta en el mercado de vehículos con una emisión de 95 gramos.

Y lo que creo que tenemos que hacer, de la mano de la administración y, por supuesto, apoyado por los fabricantes, son planes de achatarramiento para vehículos antiguos muy contaminantes, además de incentivar la adquisición de vehículos de bajas emisiones.

 

Respecto a la movilidad, antes mencionabas a Leasys, la compañía de renting de FCA, y un enfoque al renting para particulares con ofertas de pago por uso. ¿No os sumáis a la tendencia del carsharing?

Yo creo que todas estas soluciones tienen su espacio en el lugar donde existe la demanda. Estamos viendo que, en las grandes metrópolis, el pago por uso se desarrolla muy rápido. El carsharing se está desarrollando muy rápido en Madrid o Barcelona. Sin embargo, en otras provincias no existe esta demanda. Por eso, creo que debemos dar la oferta del servicio donde el cliente la está demandando. Y eso es lo que estamos haciendo.

Hace 5 años había 350 vehículos compartidos en Madrid. Hoy hablamos de miles de vehículos disponibles, un parque flotante ya sea de vehículos, motocicletas o patinetes. Miles de vehículos. Y esto ha ocurrido en cinco años. Esto es un hecho y existe una demanda. Y es una demanda real.

 

Eso es cierto, aunque también es verdad que, hoy en día, la gran mayoría de estos servicios son deficitarios…

Es cierto que eran deficitarios en el momento de su lanzamiento cuando había pocos. Pero cuando hay miles de vehículos, es porque existe una demanda. Las empresas tienen ánimo de lucro, hacen sus planes de inversión a dos o tres años y, si no funcionan, se van.

 

Hace poco una de las compañías de motorsharing, Coup, dijo que dejaba el servicio en España y en varias ciudades de Europa porque no le salían los números…

El mercado se tiene que ir ajustando. Como todas las startups, cuando confluyen varias ideas, sobreviven los más hábiles, los que mejor se adaptan y los que entienden mejor el cambio de este paradigma que hablábamos antes. Por supuesto que vamos a ver estas empresas en un futuro. Ya están con nosotros, y no solo en Madrid o Barcelona, también están en Milán, en Londres, en París… Obviamente el mercado pondrá a cada uno en su sitio, y sobrevivirán aquellas que mejor lo hagan.

Antes este negocio era impensable sin un smartphone. Ahora, con uno, es mucho más fácil. Hay más smartphones que personas en España, y seguirá siendo así. Y cuando llegue el 5G todavía será todo mucho más fácil. Por lo tanto, esto ya no es una apuesta, es una realidad.

Nosotros hemos sabido leer esas oportunidades y las estamos maximizando. De hecho, Leasys está trabajando no solamente en el alquiler de larga duración, sino también está trabajando en un proyecto muy interesante de carsharing, en el alquiler de corta duración, shorter rental, y el alquiler de uso por días, incluso por horas, es un proyecto que está en nuestro portfolio.

Por lo tanto, Leasys está atacando todas estas nuevas modalidades de movilidad, pago por uso, por horas, por días, por meses e, incluso, por años.

 

¿Cómo han cambiado los clientes?

Ahora mismo el cliente no solamente busca diseño y emociones en su vehículo. El cliente joven es mucho más racional, y en las grandes ciudades busca movilidad. La movilidad, muchas veces es racional: «tengo una necesidad de movilidad del punto A al punto B, y tenemos que estar ahí para ofrecer soluciones a este tipo de clientes». Esto no viene reñido con la emoción que siempre nos ha dado el vehículo, ese sentimiento de libertad que nos aporta, de poder decidir cuándo y a dónde quiero ir.

El diseño ha estado siempre muy presente en FCA en todas nuestras marcas: la performance, la capacidad de Jeep, la velocidad y diseño de Alfa Romeo, o la utilidad e inteligencia con el diseño de Fiat. No creemos que esto vaya a desaparecer, simplemente combinamos la necesidad de un mercado en constante cambio y de un cliente en constante cambio. Nos adaptamos a estas necesidades e intentamos darle lo que nos pide. Y lo que nos pide es flexibilidad, movilidad inteligente, movilidad democrática y económica, y friendly enviroment. El cliente no quiere vehículos contaminantes, ni nosotros tampoco los queremos. Y en esta línea estamos trabajando.

 

Desde el punto de vista del cliente, el mayor cambio que se puede apreciar es en la experiencia, en la forma que tenemos de comunicarnos con él. La digitalización del proceso de compra o de venta es, quizás, donde más transformación hemos vivido. Las modalidades de leasing o renting para particulares ya existían, sólo que ahora se replican a otro tipo de públicos; respecto a la electrificación, el primer vehículo eléctrico es de hace dos siglos, etc. Pero, la experiencia de cliente en entornos digitales es algo de los últimos veinte años. Ya no hace falta ir al concesionario, sino que se puede comprar de forma online. ¿Cómo ves a los concesionarios o a las estructuras de los fabricantes que estén abordando este nuevo entorno digital?

Nosotros entendemos la digitalización desde dos ámbitos. El primero, desde el ámbito del producto, donde todos los fabricantes invertimos muchos recursos. No solo para tener un coche conectado con el mundo y la realidad, sino también para mejorar la seguridad tanto activa como pasiva. En esto, la digitalización es tremendamente importante. Nosotros tenemos vehículos ya con sistemas de ayuda, ADAS, de nivel 3 desde hace ya tiempo. Incluso en nuestra gama más funcional como puede ser Fiat, la seguridad no es una opción, es una obligación para nosotros. Tenemos vehículos con asistencia de carril en vehículos, como nuestro 500X o 500L, tenemos lector de señales de tráfico, ayuda a la frenada de emergencia, avisador de ángulo muerto, etc.

Tenemos muchísimas ayudas y ya desde hace mucho tiempo. El desarrollo para el futuro se centra en la seguridad para nuestros usuarios y estar conectado con el mundo digital constantemente, no solamente con tus RRSS, tu familia o tu casa, sino con el resto de vehículos. En esto hay un compromiso enorme de FCA y a nivel de inversión están claras estas prioridades.

La otra faceta es la gestión con el cliente. No solamente durante el proceso de compra, sino la experiencia del cliente a 360 grados. Desde su fase de compra, hasta tu fase de experiencia de conducción durante toda la vida útil de vehículo.

El objetivo de cualquier fabricante es la fidelización, satisfacer a tus clientes y mantenerlos en el ciclo de la fidelidad durante muchos años. Aquí ha habido grandes cambios que quiero mencionar porque el grupo FCA ha sido pionero en esto.

 

Adelante, por favor

Me remonto al 2008, cuando lanzamos la primera Fiat Store o tienda virtual, donde nuestros concesionarios cargaban todo su stock, sus unidades, con precios de liquidación, y cualquier cliente podía descargarse una oferta e ir al concesionario para cerrar el acuerdo.

Pocos años después, en el 2012, FCA España lanza el primer servicio de vídeollamada con oferta detallada de vehículos a tiempo real, tanto pedidos a fábrica como stock de concesionarios. A este servicio, pionero de FCA, se fueron sumando el resto de principales fabricantes.

En 2014, y sobre el servicio anterior, lanzábamos la primera tienda o concesionario virtual, realizando oferta de producto y mostrando el vehículo por vídeo streaming en tiempo real. De esta forma, podías ver el vehículo a través de unas gafas, las gafas de Google, teníamos un vendedor o un comercial que a través de un streaming en la red podía hacerte un viaje por el vehículo, interactuar con el interesado y darle cualquier tipo de detalle del vehículo, incluso hacerle una oferta, siempre a través de la red.

Y la última novedad, en 2019, hemos sido el primer fabricante en hacer una oferta, que denominamos renting online, 100% digital, donde de una manera muy intuitiva y sencilla, un cliente puede hacerse un renting sin tener que pisar un concesionario. Esto significa que la decisión del modelo, el contrato, el scoring o la evaluación del riego financiero se hace todo online, y el cliente solo tienen que ir al concesionario para recoger el coche. Incluso si quiere el coche se lo pueden llevar a casa.

 

¿Qué tal está funcionando esta última iniciativa?

La verdad es que la aceptación está siendo increíble, estamos doblando las previsiones de venta por este canal. Tenemos una gran experiencia en la digitalización comercial, pero no nos quedamos ahí. También nos preocupamos mucho por la experiencia del cliente, por qué piensa incluso antes de la preventa, le llamamos y nos interesamos por su experiencia en la fase de compra para conocer qué le gusta y qué no. Y en el caso de no comprar nuestro vehículo nos interesamos por descubrir el porqué de no haber realizado esa compra y nos retroalimentamos para hacer las cosas mejor.

 

La experiencia de cliente en entorno digitales es uno de los grandes retos que estamos enfrentando como sector…

El tratamiento de la base de datos es fundamental. Vivimos en un momento en el que los clientes están saturados de información y es muy importante saber contactar con ellos. No solo tener sus datos, sino cómo interactuamos con ellos y en qué momento. No queremos molestar a los clientes. Durante la fase de vida del vehículo esto es muy importante.

Creo que es fundamental la formación del proceso de venta digital, en la que invertimos muchos recursos con nuestro departamento de formación y con PRISMA también. Invertimos tiempo en la formación y es algo muy importante. El proceso de venta digital es una realidad. Hace años hablábamos del «research online, purchase offline» y la gente de los concesionarios nos miraba raro. Esto ya es una realidad.

Cualquier cliente que viene al concesionario viene empapado de nuestros vehículos, porque toda la información está disponible en la red. Nuestra fuerza comercial tiene que estar muy al día en esto. Las expectativas de los clientes son cada vez más altas y su nivel de conocimiento también es cada vez más alto. Por lo tanto, lo que espera el cliente al llegar al concesionario es a un profesional que domine el producto y que ofrezca información clara, concisa y concreta.

Tengamos en cuenta que, hoy en día, gracias a la información disponible, los clientes tienen el 70-80% de la decisión de compra hecha antes de ir al concesionario.

 

En un reciente estudio publicado el pasado año, se mencionaba que el número de visitas que, de media, se hacía a la exposición antes de comprar un coche, había descendido de unas 7-8 a 2 en los últimos años

Todo esto es gracias a la información y a la digitalización. La digitalización está cambiando nuestro modelo de negocio, y tenemos que adaptarnos a este cambio. Incluso adelantarnos a él.

En este sentido, el compromiso de FCA en todas sus marcas es un hecho, en nuestras redes de concesionarios, en la página web, y en las diferentes opciones que presentamos, tanto para la compra, como para la gestión del cliente en la era de la digitalización. Esto es un hecho hoy, pero lo que viene va a cambiar de manera increíble.

La forma de entender el negocio de la automoción está cambiando. En 5-10 años vamos a ver cambios que hace 5 veíamos como una utopía. Vamos a ver un cambio muy profundo en lo que significa para un cliente o fabricante poner un vehículo en circulación.

Ahora ya no es solo movilidad, es un mundo de servicios que tenemos que estar dispuestos a entender y a ofrecer a los clientes que no solo necesitan la movilidad, sino un montón de servicios alrededor de esta movilidad.

 

La capacidad de influencia de los concesionarios sobre los clientes ha disminuido notablemente. Muchos se están reciclando, ampliando su oferta de servicios con alternativas relacionadas con vehículos compartidos, por ejemplo, o el modelo de Wible con los hubs. Al final y al cabo, los concesionarios son instalaciones bien situadas, bonitas, amplias, etc, que quizás puedan sacar más partido al contexto actual que limitarse a vender y arreglar coches.

Yo creo que hay un proceso de cambio y de adaptación. Para nosotros, el modelo de distribución es franquiciado, es a través de los concesionarios. Y nosotros no vendemos zapatos, sino vehículos; que, después de una casa, es el bien que más valora una persona. Comprar un vehículo es una compra muy meditada, que no puedes cerrar al 100% sin tener un servicio que sepas que va a estar ahí.

Es cierto que, en el proceso de compra, el comercial cada vez influye menos porque hay mucha información de calidad y datos sobre la fiabilidad, Euroncap, opiniones de usuarios, etc, que ayudan mucho a la hora de comprar.

A la hora de decidir, es cierto que un 80% puedes tomar la decisión tú, pero siempre necesitas información de un profesional. Estas enfrentándote a una compra que te va a durar muchos años, y si es un uso también necesitas asesoramiento de un profesional. Nosotros creemos que la red de concesionarios de FCA tiene un papel muy importante que jugar ahora y en un futuro. De hecho, todos los productos que Leasys comercializa se hacen a través de nuestra red de concesionarios, porque creemos que tienen un valor añadido en ese cierre de la negociación, tanto para la compra como para el uso o la financiación habitual a la hora de comprarse un coche para el que quiera tener el vehículo en propiedad.

Por lo tanto, pensamos que el concesionario sigue jugando un papel importante, y, luego, hay una cosa fundamental aquí, y es la postventa. Son muchos años de uso del vehículo, y son muchos los servicios que los fabricantes ponemos a la entrega del vehículo, cada vez más.

 

Muchos grandes nombres del sector defienden que la fase más importante de la relación con el cliente es según sale el coche del concesionario

Alguien, un cliente, compra un vehículo y también compra un mantenimiento, una garantía, una serie de servicios, compra una experiencia. El vehículo nos guste o no necesita un mantenimiento, y a veces hay que repararlo. Y para eso hacen falta profesionales, y nuestra red de concesionarios conoce nuestros vehículos mejor que nadie en el mundo, y nadie mejor que ellos.

Entendemos la experiencia de cliente a 360º desde la fase digital hasta la fase de renovación con una red de concesionarios. Que esa red de concesionarios va a sufrir una metamorfosis en cuanto a conocimientos, instalaciones, estándares, puede ocurrir. Estamos todos aprendiendo de este cambio y estamos afrontando los cambios con toda la inteligencia que podemos.

Nuestra red de concesionarios es un pilar indiscutible en el modelo de negocio, hoy y mañana. Lo que tenemos que ver es cómo se adapta, cómo esa metamorfosis afecta a nuestro tejido de distribución.

 

Entonces, más que una amenaza…

Yo creo que es una oportunidad. Hablaba yo el otro día con un concesionario de la carretera de Andalucía y decía que por ahí suben muchos distribuidores con vehículos comerciales ligeros que tienen que entrar en Madrid a distribuir diariamente sus entregas y en breve esto es un problema. Acceder a la almendra central está siendo un problema, y estaban pensando que necesitan una flota de vehículos eléctricos para aquellos clientes que necesitan entrar en la almendra central y entregar sus paquetes.

Entonces, ellos, cuando llegan a Madrid capital, dejan su vehículo y cogen, por horas, un vehículo eléctrico para hacer su reparto. Y ya hay concesionarios que han visto una oportunidad en esto, ya tienen su flota de vehículos de alquiler por horas, y tienen un parking para vehículos contaminantes que en algún momento tendrán dificultades para acceder al centro. Por lo tanto, existen oportunidades, existen amenazas, pero esto ha existido toda la vida.

Lo que haremos desde FCA será leer con inteligencia esas oportunidades, luchar contra las amenazas, y sobrevivir, que es lo que ha hecho Fiat durante 120 años, porque acabamos de celebrar el 120 aniversario en el 2019.

Y en 120 años ha habido muchos problemas, ha habido guerras mundiales, industrialización, y ahí hemos estado. El proceso de digitalización es una oportunidad para nosotros, lo vemos con positividad y estoy seguro de que con la red de concesionarios que tenemos, que es de las más arraigadas del tejido español, vamos a encontrar esas oportunidades y vamos a crecer de la mano de nuestra red de concesionarios.

 

La alianza entre FCA y PSA es una de las noticias del pasado año. ¿Qué nos puedes contar al respecto?

Creo que es una buena noticia. Es una gran noticia para FCA y PSA. Este tipo de alianzas generan grandes sinergias, sobre todo a nivel industrial, que permiten afrontar con más garantías el desafío tecnológico. Son dos grupos muy robustos que se complementan perfectamente a nivel producto y a nivel geográfico, y esto va a ayudar a ambos grupos a afrontar este desafío tecnológico con muchas más garantías. Y esto, al final, va a revertir en un producto mejor y muy competitivo. Y al final es bueno para el cliente, que tendrá acceso a la tecnología y con precios asequibles.

 

Las economías de escala…

Sin duda. A partir del 1 de enero entraron en vigor las leyes anticontaminantes, y vamos a ir asistiendo paulatinamente a que algunos productos que se ofrecían en determinados segmentos no van a estar presentes, sencillamente porque ya no son viables, porque las multas a las que hay que hacer frente por emisiones de CO2 son inviables, y el producto debe afrontar una transformación, y la inversión no justifica esto. Y lo vamos a ver lamentablemente.

Entonces unir fuerzas, conocimientos, tecnología, nos va a ayudar a encontrar esas economías de escala que nos permitan seguir siendo competitivos y llegar al mercado con una oferta adecuada, correcta, y a los precios justos y necesarios. Esto es una gran noticia para ambos grupos y el sector en general

 

Para ir terminando, nos gustaría conocer tu opinión sobre qué nos puede deparar el futuro de la automoción

Yo tengo que ser positivo. Es cierto que vivimos un momento coyuntural difícil y complicado. Y que, como en cualquier transformación industrial, hacen falta periodos de adaptación del fabricante y también de los consumidores. Si la administración nos echa un mano y trata este periodo de tiempo que estamos viviendo con inteligencia, creo que lo vamos a llevar muy bien, concesionarios y fabricantes. Y, al final, todo esto, solo puede revertir en cosas buenas, que son vehículos más limpios, más conectados, más seguros etc.

Ahora, la administración nos debe echar una mano, debe ayudarnos a gestionar los tiempos con inteligencia, y darnos tiempo a los fabricantes para poder atacar estos desafíos tecnológicos que mencionaba antes, y ayudar al cliente, al que tiene que comprar un coche, a que sepa lo que compra, a no confundirle y, por ejemplo, explicarle que los diésel Euro6D son más limpios que un vehículo de gasolina actual, y que las emisiones de NOX son 100 veces inferiores a los vehículos que se vendían hace 7-8 años, y comprarse un vehículo diésel hoy no es malo.

Es más, todos los fabricantes, en 2020, estamos estableciendo planes para vender más diésel, porque necesitamos vender más diésel que emiten menos CO2 a la atmósfera. Y si nos vamos a mercados maduros como el japonés, o alemán, veremos que han vuelto a vender diésel de manera notable.

Por lo tanto, si los mensajes que llegan al cliente son los adecuados, si la administración nos echa una mano con un plan de achatarramiento en condiciones, vamos a pasar el año 2020 mejor de lo que nos esperamos, pero nos tienen que echar una mano.

 

Muchas gracias por todo, Alberto. Ha sido un placer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies