Las ventas de coches se recuperan en V y auguran un buen futuro a corto plazo

La recuperación del sector automoción tras los peores meses de la pandemia ha sorprendido a todos los implicados. Pese a que las ventas de junio han descendido respecto a los resultados de 2019, el repentino aumento en forma de V augura un gran futuro en el corto plazo.

¿Por qué, si estamos peor que hace un año, hay que ser optimistas? Porque la caída, superior al 30%, es especialmente significativa para los vehículos de rent-a-car que han sufrido de forma directa el descenso pronunciado del turismo en España. Y, además, analizando la evolución desde marzo, con un parón prácticamente total en abril, las ventas actuales han superado con creces las expectativas de la mayoría.

Las claves que explican estos resultados positivos y la esperanza de un futuro prometedor radican en los grandes esfuerzos que están llevando a cabo las redes de distribución en concepto de descuentos y, sobre todo, la entrada en vigor del Plan Renove.

Uno de los principales síntomas de esta mejoría es que el tráfico de exposición en los concesionarios ha aumentado considerablemente, sobre todo teniendo en cuenta el contexto actual de distanciamiento social y el auge de la digitalización de los procesos de compra.

 

Vehículos de Ocasión

Los Vehículos Usados son los principales beneficiados de esta situación y los que mejor están recuperando el ritmo previo, con una caída poco significativa respecto al mismo mes del pasado año (-5,9%) y previsión de cifras positivas.

De hecho, los seminuevos de menos de seis meses de antigüedad han visto cómo sus ventas se disparaban por encima del 70%, aunque continúa siendo un segmento residual (en torno al 2% del mercado).

 

La Postventa

La situación de la Postventa es la más envidiable dentro del sector, ya que, tras el confinamiento, las citas previas de taller se han disparado y, sin todavía haber superado esa ola, ahora llegan unas vacaciones atípicas de mucho turismo nacional y el coche como medio de transporte predominante. Este contexto de confinamiento y vacaciones han supuesto ocupaciones de taller superiores al 90% y, en muchos casos, del 100%.

 

¿Qué nos espera lo que queda de año?

A corto plazo, la previsión es continuista con los buenos resultados. Quizás, tras el verano se produzca un ligero parón, igual que ha sucedido en años anteriores y vuelva a repuntar el volumen de ventas de cara a final de año: noviembre y, sobre todo, diciembre.

La mayor incertidumbre está relacionada con la Covid-19 y la gestión que se haga de la situación, pues para este año todavía no habrá vacuna.

En un contexto en el que los posibles rebrotes estén controlados y el teletrabajo vaya cediendo terreno al trabajo presencial, podremos observar un gran repunte en las ventas, promovido por los planes de descarbonización y la prevalencia del transporte privado sobre el transporte público.

Por nuestra parte, lo mejor que podemos hacer es ser responsables para “controlar” la epidemia, que no haya una segunda ola y evitar posibles confinamientos. Si todo va bien, el sector va a recuperar números positivos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies