Las buenas noticias no venden

Parece que las buenas noticias no venden. Por eso, cada vez que abres un periódico o escuchas un informativo, el peso lo tienen malas noticias. Cuanto más dramática, más grave, o más espantosa sea la noticia, mejor, más vende.

Aquí nos viene a la cabeza esa famosa frase que decía, más o menos, “no dejes que la verdad te estropee una buena noticia” que muchos atribuyen a Primera plana, la película de Billy Wilder; pero parece que la original está en La pícara solera, de 1964 con Tony Curtis y Natalie Wood.

Lo más curioso es que las personas, para vivir, necesitamos de buenas noticias. Las buenas noticias nos animan, nos motivan a seguir luchando, aumentan nuestra autoestima y nuestras ganas de vivir. La publicidad siempre son buenas noticias: la chispa de la vida, la alegría de vivir, el ‘contigo al fin del mundo’, etc.

Por tanto, nosotros queremos dar buenas noticias. Y ahí van algunas:

  • La covid-19 ya tiene fecha de caducidad. Alguna de las cinco vacunas que están en preproducción (o todas ellas), nos permitirá volver a la normalidad y será, probablemente, antes del verano del 21. No obstante, debemos seguir cuidándonos y cuidando a los demás.
  • Ha vuelto el interés por conducir y tener coche por parte de las más jóvenes generaciones, como los millenials y la Generación Z. Muchas autoescuelas están a rebosar de gente que quiere obtener el permiso de conducir, o quienes quieren practicar después de muchos años sin coger un volante.
  • El miedo a visitar los concesionarios no está reduciendo el interés por los coches, al contrario, la venta digital se está convirtiendo en una opción muy importante de negocio, tal y como está ocurriendo, por ejemplo, en el caso del ‘delivery’ en los restaurantes.
  • El renting para particulares se consolida como una opción en auge, el pago por uso como una compra inteligente, moderna y de tendencia. Hay una demanda creciente de consumidores que buscan una cuota que lo cubra todo, sin sorpresas.
  • El coche recobra sus valores tradicionales: independencia, libertad, movilidad, versatilidad y disfrute de la vida. Además de ser, ahora mismo, una garantía de salud.

Hay que pensar en positivo, porque nos ayuda a seguir creciendo y avanzando, y a sentirnos mejor. Ya se vislumbra a lo lejos un nuevo año que todos esperamos con esperanza y ganas de hacer todo lo que no nos ha permitido este 2020.

Mientras tanto, nosotros seguiremos aquí, dando buenas noticias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies