Errores a la hora de seleccionar personas

Seleccionar personas es una actividad muy compleja y delicada. No obstante, mucha gente no profesional tiene la percepción de que es algo fácil y que está al alcance de cualquiera. Nada más lejos de la realidad.

Esa idea de que es algo sencillo viene del hecho de que cuando la realizan personas que no son profesionales, se centran en dos actividades básicas: leer un currículum y hacer una entrevista.

Sobre el currículum, podemos decir que el papel lo aguanta todo y que, hoy en día, hay muchas formas de impactar a una persona no experta con un CV, por la forma, el lenguaje usado, o la adaptación interesada a los requisitos.

Tema aparte son las entrevistas. Todo el mundo piensa que hacer una entrevista es una tarea fácil. El sentido común nos induce a pensar que con tener vista y oído es suficiente, pero es falso. Hay que conocer ciertos fundamentos de la psicología para saber evitar fallos de percepción, porque la entrevista es una prueba, digamos ‘tramposa’, que induce a muchos errores o sesgos.

El ‘efecto Halo’

Uno de los más prestigiosos psicólogos actuales (Daniel Kanheman), el primer novel de economía que no era economista nos habla del ‘efecto Halo’. Este efecto tiene una aplicación muy directa en las entrevistas de selección, donde nuestra mente más intuitiva, o el pensamiento rápido, se deja llevar por ese ‘efecto Halo’ sin ser consciente de sus consecuencias.

La mente humana es muy receptiva a mensajes simples de éxito o de motivación, sin que nos importe entender cómo se ha llegado hasta ahí. Por eso nos creemos el mensaje y no averiguamos la realidad. El ‘efecto Halo’ hace que asociemos a un determinado comportamiento de la persona que nos cae bien, que es seductora, un potencial profesional que realmente desconocemos. Este es el gran error. Por eso las entrevistas son tan peligrosas, porque también nos puede suceder lo contrario, perder a personas con talento porque no nos aportan mensajes de éxito o no parecen esforzarse en gustarnos.

Hay un consejo que siempre compartimos con nuestro equipo: déjate persuadir por el candidato en una entrevista, pero no te creas nada de lo que dice, sin comprobarlo después. Y, además, hay que disponer de varias fuentes, pruebas psicotécnicas, referencias profesionales, etc. Los datos y los análisis nos permiten hacer mejores pronósticos y equivocarnos mucho menos.

La selección de personal es una tarea compleja y delicada que debe estar en manos de profesionales. Lo que creas que estás ahorrando ahora, lo pagarás después: en tiempo y en disgustos. Nada sale gratis.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies